Los 30 mejores Hoteles en Italia

BUSCÁ HOTELES EN Italia

¡Reservá ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación GRATUITA en la mayoría de habitaciones

Sobre Italia

Italia es toda ella un parador de turismo, un vasto país que ofrece al visitante mil secretos por descubrir. Tantos, que se hace muy difícil resumirlo en tan corto espacio. Podríamos hacer una primera división entre turismo artístico o arqueológico y turismo de recreo o placer. Si nos decidimos por el primero podemos optar por diferentes lugares. Leer más »

Italia

Introducción al destino

Italia es toda ella un parador de turismo, un vasto país que ofrece al visitante mil secretos por descubrir. Tantos, que se hace muy difícil resumirlo en tan corto espacio.

Podríamos hacer una primera división entre turismo artístico o arqueológico y turismo de recreo o placer. Si nos decidimos por el primero podemos optar por diferentes lugares. Si lo nuestro es revivir el esplendor del antiguo imperio, nada mejor que Roma o Pompeya.

En Roma contemplaremos todo el clasicismo y racionalidad de la vieja civilización, pero sólo Pompeya nos permitirá sumergirnos en el tiempo, caminar por las calles en que caminaron los romanos antaño o descubrir, estupefactos, la existencia de explícitos burdeles. Y si queremos avanzar en la historia y navegar por la Edad Media, pues nos vamos Módena, o a Lucca, la ciudad amurallada. Incluso podemos hacernos una foto en Pisa.

Pero, tal vez, lo nuestro no es admirar piedras, sino contemplar obras artísticas y recorrer hermosas ciudades. Entonces, debemos hacer un alto en Florencia. Visitar sus museos, admirar las obras de los grandes artistas del renacimiento y, extasiarnos con la luz del sol sobre el río Arno y su Ponte Vecchio.

Sin embargo, si somos muy románticos, lo que necesitamos es una ciudad de ensueño. En ese caso necesitaremos recorrer Venecia, la ciudad sobre el agua. Allí, podremos pasear en góndola rodeados de edificios coloristas y lunáticos. Milán, la ciudad más cosmopolita, y Roma, barroca y retorcida en su corazón, harán también nuestras delicias.

Ahora bien, si lo que queremos es paz o bullicio tendremos que elegir otras latitudes. Nápoles es la ciudad exótica por excelencia; la ciudad de la gente, del mar y de los mil matices. Todo el sur es, en fin, un paraíso por descubrir. Zonas turísticas de playa las encontraremos en la ribera del adriático y en la Isla de Capri. Pero si lo que buscas son playas vírgenes y recónditas, lo tuyo es Cerdeña, Sicilia o Calabria.

Como hemos dicho, Italia es para recorrerla de punta a punta. Nos permitimos, sin embargo, recomendar algunas visitas en las ciudades más importantes:

Milán
El duomo, los restos de la ciudad romana en las cercanías de la Academia Ambrosiana, las bellas callejuelas de los alrededores de la catedral, la piazza Mercanti, uno de los pocos elementos medievales en la ciudad.

Venecia
Venecia, la ciudad sobre el mar, es un sentimiento que hay que experimentar, un perfume por el que hay que dejarse deslumbrar, una tonalidad que embriaga los sentidos. Por eso, no la vistes de una forma turística, deja que tus pasos y tus remos te guíen: la Piazza San Marco, el corazón de la ciudad, la basílica de San Marcos, la Torre dell'Orologio, el Palazzo Ducale, el Ponte de Rialto, las isla de Murano, Burano, Torcello...

Florencia
Una de las ciudades más bellas del mundo. No hay nada como caminar por la Piazza della Signoria, el famoso Pallazzo Vecchio, Santa Maria Novella, Santa Maria del Carmine, San Lorenzo, la biblioteca Laurenziana, el Santo Spirito y San Miniato.

Roma
Encerá tus botas, revisá tus suelas y preparate para sufrir una fuerte sobrecarga en tus piernas, porque Roma es la ciudad interminable, la ciudad que no se acaba nunca, la ciudad cuyas calles siempre esconden algo. Roma es la encarnación del tiempo, la fosilización de los movimientos artísticos que han recorrido el planeta. Imposible de describir, imposible de resumir.

Últimas Valoraciones

  • Buena ubicación. Lo mejor del hotel: - su localización, frente a la estación de tren (que sin embargo no se oye), frente a la parada del bus que lleva al aeropuerto en 25/30 minutos y a 15 andando de la Piazza Maggiore. - el jardín interior: mejor habitaciones que den a él. - la amabilidad del personal en el desayuno. Correcto: - el desayuno. - el tamaño y decoración de la habitación. A mejorar: - limpieza cristales de las escaleras - trato en recepción. - entrada al hotel: a veces con puertas que se deben abrir manualmente (absolutamente innecesarias, pues a continuación estaba la de cristal automática). - fachada y mantenimiento, precisan actuación inmediata.

  • Situación y trato. Como siempre muy positiva en todos los aspectos menos en el precio, que sube año tras año de una manera increíble.

  • Ubicación. Hotel con cosas a mejorar, la habitación tenía desconchones, limpieza justa. El desayuno, mucha bollería, café de máquina, poco sitio y manteles que no cambiaban. Buena ubicación.

  • La ubicación Cuando llegamos la habitación era un dpto independiente del hotel con cama doble y dos catres que eran imposible de usar. Después de reclamar nos cambiaron por 2 camas. Un día nos encontramos sin agua y al día siguiente sin agua caliente. Se solucionó después de varios reclamos.

  • Todo. Fue parte de un regalo de cumpleaños. El hotel fantástico, muy céntrico y con boca de metro cerquita. El personal del hotel amabilísimo y la habitación espaciosa y superlimpia. Volvería al mismo hotel su volviese a Nápoles. Si hace buen tiempo se puede desayunar en la terraza.

  • Horrible experiencia. ¡¡Nos robaron en la habitación!! No suelo poner ninguna opinión de mis experiencias en viajes, pero en toda mi vida viajando, jamas me había encontrado con un servicio tan pésimo, sobre todo en recepcion. El ultimo día al recoger las maletas, nos dimos cuenta que la cartera que habíamos dejado con 100 euros en la habitación, estaba vacía. Realizamos la reclamación al hotel y la respuesta fue nula. La persona que esta en recepción claramente no está preparada para ejercer el puesto que otorga y para tratar cara al público. Se solicitó que se personara un superior para tratarlo y no tuvimos respuesta. La limpieza en la habitación es escasa, huele a humedad, el wifi es horrible y la ubicación lejos del centro. En general todo muy cutre, no es para nada un 4*. Espero que mi experiencia pueda ayudar a la seleccion de vuestro hotel.

  • Ubicación. Genial ubicación, puedes ir a todas las atracciones turísticas andando, Vaticano a 1 minuto, centro histórico 15 minutos pero no se hace pesado ya que vas bordeando el río y llegas a la famosa Vía del Corso y de allí llegas a todas sitios (Plaza de España, Fontana de Trevi, Coliseo, Panteón...) Hotel pequeño, habitación normal y desayuno correcto, fui con bebe de 13 meses, barrio muy tranquilo con restaurantes, tiendas y metro. Yo lo recomiendo. También recomiendo que si queréis ver los museos vaticanos o cualquier atracción turística que tenga colas, sacar las entradas por la pagina web civitatis y os ahorráis las colas.

  • el trato del personal, muy amables. Un antiguo hotel bien ubicado, entre el Vaticano (20 minutos a pie) y la Plaza Popolo (10 minutos), a dos calles del metro

  • Excelente estadía! Fueron sólo 2 noches, pero nos sorprendió gratamente. Estuvimos en las habitaciones del primer piso, com balcón, frente al desayunador. Super recomendable

  • Fin de semana,de ensueño El viaje fantástico. El hotel bien ubicado y el personal excdlente. El baño,algo pequeño e incómodo